Oración para padres

Señor Dios
Dame un corazón paternal para amar a mis hijos promoviendo su crecimiento
y líbrame del paternalismo, que los ahoga y paraliza.
Dame un corazón libre para reconocer a mis hijos la libertad de ser ellos mismos,
aunque sus caminos no coincidan con mis deseos y expectativas.
Dame un corazón generoso para desear a mis hijos “lo mejor para ellos mismos”
reconociendo que yo no sé lo que es mejor para ellos,
y que son ellos quienes deben buscarlo y decidirlo.
Dame un corazón amistoso para escuchar y comprender a mis hijos
en un diálogo franco y acogedor.
Dame un corazón maduro para amar y aceptar a mis hijos incondicionalmente
y no sólo si son como yo quiero y hacen lo que yo espero.
Dame un corazón inteligente para proteger a mis hijos mientras me necesitan
y retirarme cuando ya no me necesitan,
Sin imponerles una sobreprotección que los irrita y perjudica.
Dame un corazón sabio para discernir lo más acertado para cada edad,
para cada momento, y para cada uno de mis hijos.
Dame un corazón sincero para que tenga la honestidad de no decir
que hago por mis hijos, lo que en realidad hago por mi mismo.
Dame un corazón respetuoso para ofrecer a mis hijos mis consejos
sin imponerles mis convicciones, para entregarles mi experiencia
sin condenarlos y humillarlos cuando hacen su propia experiencia.
Dame un corazón misericordioso para perdonar a mis hijos,
dándoles una nueva muestra de confianza y una nueva oportunidad  cada vez
que la necesitan, para crecer y cambiar superando sus errores y debilidades.
Dame un corazón humilde para que no confunda autoridad con autoritarismo
y para crecer con mis hijos que crecen, sin instalarme en la autosuficiencia
y en la incapacidad de reconocer mis fallas y mis errores.
Dame un corazón fuerte para saber “perder” a mis hijos
dejándolos crecer y partir, porque quiero conocer la alegría
de “recuperarlos” adultos, sin exponerme a perderlos reteniéndolos como niños.
Rene Trossero
 

Que estas palabras te acompañen y te sirvan de guía hoy y siempre.

Te invitamos a compartir este texto y que lo envíes a quienes creas que lo puedan disfrutar o que les pueda ser de utilidad.

Nos encantaría recibir alguna reflexión, texto u oración que quieras compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *